Cómo evitar la alergia que provocan algunos pendientes

La alergia a los pendientes es más común de lo que pensamos y afecta a un gran porcentaje de la población. Te contamos qué es y cómo evitarla. 

 

¿Por qué se produce la alergia a los pendientes?

La alergia a los pendientes se produce a causa del níquel, un metal que se suele utilizar en piezas de bisutería. El níquel suele estar presente en joyas elaboradas con oro blanco y en algunos tipos de plata, si bien no es lo más habitual. Las joyas elaboradas en gran parte de su totalidad con níquel pueden producir alergia, además de aquellas piezas con baños de oro y plata que, al desgastarse, dejan al descubierto el material de su interior.

 

Síntomas de que tus pendientes te dan alergia

La alergia al níquel se manifiesta a través de un picor en la zona del pendiente, enrojecimiento o eccema. En ocasiones, algunas personas incluso manifiestan una alergia más agresiva que puede producir heridas. Se produce especialmente en verano, debido al calor y la humedad. De hecho, a veces no solo se manifiesta en la zona del pendiente, sino también en otros lugares debido al contacto con las manos.

 

¿Qué puedo hacer si los pendientes me dan alergia?

Si experimentas un ligero picor al ponerte los pendientes debes quitártelos lo antes posible para evitar que la reacción vaya a más. Si tenemos alergia al níquel, trata de evitar adquirir joyas elaboradas con este material y apuesta por joyas de oro o plata.

Además, procura evitar llevar pendientes de bisutería cuando vayas a la playa o hagas ejercicio para evitar el sudor y así prevenir una posible alergia al níquel o a otros materiales como el cobalto o el cromo, los cuales también pueden producir reacción.


En Customima elaboramos nuestras joyas con los mejores metales, oro y plata de ley que apuestan por la mejor calidad. Si buscas lucir tus joyas sin experimentar la temida alergia a los pendientes, echa un vistazo a los pendientes de Customima en nuestra tienda online.