Tabla para medir la pureza de los diamantes

Este mundo esconde tras de sí unas pistas que pueden determinar si son más o menos puros. Para averiguarlo, existen escalas para medir la pureza de los diamantes que se basan en medir las inclusiones que tienen sus piedras. Van desde los que no tienen ninguna hasta los que las tienen perceptibles a simple vista. ¿Quieres saber más?

Sin inclusiones

Son realmente raros de encontrar. No tienen inclusiones internas, siendo perfectos desde el interior (IF o FL). En cambio, otro de los tipos de diamante de esta pureza casi perfecta, suelen contener granos en su superficie externa. No es nada malo: es lo que los diferencia. Ambos comparten que, examinados con lupa, son totalmente limpios.

Con inclusiones

Hay dos escalas: los que tienen unas inclusiones ligerísimas (VVS1) y los que las tienen un poco más patentes (VVS2). En el caso de estas, haría falta un potente equipo microscópico para verlas. Es muy apreciada esta calidad de los diamantes, y no es tan cara como la anterior.

Muy ligeras inclusiones

Las escalas menos puras se verían, en segundo lugar, con una lupa de 10 aumentos. Son una gran opción, al ser menos costosos y con una alta escala en la tabla de pureza de diamantes. Presentan un nivel muy alto, como los diamantes VS1, mientras que los VS2 son los más populares al ser la última escala que está libre de inclusiones a simple vista.

Inclusiones ligeras o visibles

En último lugar, están los SI1, que cuentan con dos inclusiones medianas o muchas pequeñas, casi todas visibles a simple vista. Su siguiente nivel, el SI2, cuenta con un mayor número que casi siempre será visible sin necesidad de lupas. En estos casos, son las mejores opciones si se cuenta con un presupuesto ajustado. Por último, están los I1, I2 o I3 (mejor descartarlas) con grandes inclusiones a la vista.

Ahora que sabes aspectos básicos de la escala de pureza de los diamantes, piensa cuál es la que mejor se adapta a tu desembolso y al tipo de joya que quieres comprar o regalar. Las escalas intermedias son la mejor sintonía entre calidad y precio. Todos además cuentan con certificación muy estricta, como la de la GIA, que aseguran la pureza de estas piedras que todos desean llevar puestas en pendientes, anillos o colgantes.